Maternidad

TODOS LOS NIÑOS NECESITAN UN ABUELO EN SU VIDA

Un padre está para educar, pero un abuelo siempre ha estado para malcriar y consentir.
Solo cuando se envejece se puede apreciar la verdadera belleza de las personas, esa que siempre se ha llevado en el interior. Y hoy por eso, puedo decir que tú eres la persona más maravillosa que he conocido en la vida. 
 
Los niños siempre se dan cuenta de que los únicos adultos que suelen tener toda la paciencia del mundo con ellos, son los abuelos. 
Por eso siempre les hacen más caso que a sus padres. No hay nada mejor que sentir el abrazo amoroso de un abuelo y el consejo desinteresado de una abuela. 
 
Podrán haber muchas cosas deliciosas en el mundo, pero no cambiaría nada los guisos que prepara la abuela. Ella es la mejor cocinera que existe por el simple hecho, de agregarle amor a lo que prepara.
 
Escucha a tus mayores, porque ellos saben acerca de lo que hablan. La vida es el mejor maestro y ellos, los más avanzados aprendices. 
Tener un abuelo es contar con un tesoro que ha sabido conservar su corazón a través de los años. No hay mejor consejero que la edad para prevenir a los jóvenes de muchísimos errores, como ha sido mi caso.
 
Es triste sin embargo, que muchos de ellos no lo sepan valorar hasta que es demasiado tarde…
 
¿Quieres escuchar una buena historia? Habla con tus abuelos, con ellos pasarás horas enteras sabiendo de anécdotas interesantes y valiosas, y cuando tú mismo vayas envejeciendo, lograrás darte cuenta de cuan útiles te serán en la vida.
 
Nada es más eficiente para levantar el ánimo, que escuchar la risa de los abuelos. Si ellos que a su edad sufren múltiples achaques y han pasado por más de un momento difícil, pueden reír; uno que tiene toda la vida por delante también debería poder hacerlo.
 
Cuando era pequeña y me sentaba en el regazo de mi abuela, no había un lugar mejor para mí y en el que me sintiera más protegida. Hoy que he crecido y puedo enfrentarme a la vida por mí misma, sigo teniendo ese sentimiento a veces, cuando abre sus brazos para recibirme y me dice lo que me quiere o sólo con su mirada me basta para saberlo.
 
Lo mejor de volverse vieja es que llega un momento en el que dejas un poco de lado las responsabilidades para volver a sentirte como niño.
 
Una de las últimas metas con la que cada ser humano debería contar en la vida, antes de marcharse para siempre, es la de pasar por la experiencia de ser abuelo. Tener un abuelo es casi una necesidad para los niños. 
 
Gracias a ellos, los regaños de los padres resultan menos severos, los dulces son más ricos y jugar se vuelve más divertido. 
 
Un nieto siempre representa la oportunidad para desahogar el cariño que faltó por darles a los hijos. No existen mejores historias que las que nos puede contar un abuelo. Cada vez que hablo con la mía (sólo me queda una), es como si las cosas maravillosas que sucedieron en su juventud, me hubiesen sucedido a mí.
 
Tanta es su alegría al recordarlas que cuando yo envejezca, me gustaría ser como ella.



TE QUEREMOS ABUELITO

(1) Comentario

  1. Alicia Perez Muelas dice:

    Que bonito!!vivan los abuel@s!!! 🙂

Deja un comentario