Crianza

«DALE UNA BUENA NALGADA AHORA QUE ESTÁS A TIEMPO»

DALE UNA BUENA NALGADA AHORA QUE ESTÁS A TIEMPO

¿A tiempo de qué?
¿A tiempo de golpear a un ser indefenso que no puede defenderse?
Una cachetada, una nalgada, un pellizco, un manazo es golpe, por donde quieras verlo es violencia.
La gente se asombra, se enfurece si ven un vídeo de un hombre golpeando a un animalito, golpeando a una mujer, a una persona homosexual o a una persona afroamericana, pero ven a un padre golpeando a su hijo para ‘educarlo a tiempo’ y ahí si todos le aplauden.
¿Porqué?
¿Qué diferencia hay?
El amor no se impone, se gana.
El respeto es admiración, no temor. «A mi, mi hijo me respeta porque sabe quien manda», ¡No!, tu hijo te tiene miedo no respeto.
Señora, que su esposo llegue a casa y usted le contesté como él no quiere, entonces él le suelta una cachetada para que vea usted quien manda, al cabo sólo fue una cachetada, a veces son necesarias…
¿No?
¿Es justificable?
¡Desde luego que no!
¿Porqué  en los niños sí?
Los adultos sabemos lo que hacemos, los niños están aprendiendo a manejar sus emociones, necesitan amor y paciencia para saber hacerlo, ellos de cierta forma no saben  y no comprenden del todo lo que hacen, usted sí.
O bien, usted se considera perfecto por haber recibido golpes, usted es «una persona de bien gracias a ellos», analícelo, pero analícelo bien, porque con el simple hecho de querer educar a sus hijos con golpes permítame decirle que usted está traumado.
La crianza respetuosa no es dejar al niño por la vida hacer y deshacer, significa guiar y acompañar al niño en sus emociones, mostrarle con el ejemplo como aprender a controlarlas, porque a veces nos urge que el niño sepa controlar emociones y ni siquiera nosotros somos capaces de hacerlo con las nuestras.
Un niño también es un ser humano, también merece respeto como tú y como yo.
¡Basta ya de criar con violencia, basta de criar futuras personas agresivas, manipuladoras, inseguras, incapaces de resolver sus problemas y las diferencias con los demás sin tener que golpear, gritar o insultar!

 

Y si aún así sigues pensando que es la mejor opción, entonces eres nada más y nada menos que el reflejo de lo que has vivido.

3 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: