Sin categoría

«Con las muñecas juega tu hermana, tú tienes que jugar con los coches».

«Es curioso que en pleno siglo XXI todavía tengamos que oír este tipo de frases. El otro día comiendo escuchamos…
«Con las muñecas juega tu hermana, tú tienes que jugar con los coches».

Esa mesa estaba compuesta por una pareja y sus dos hijos; una niña de unos seis años y un niño de aproximadamente tres. Ese comentario lo dijo el padre al ver que su «pequeño hombretón» echaba mano a las muñecas de su hija (…) Los niños/as ven los juguetes como un foco de eterna diversión, ya sean muñecas, balones, construcciones, puzzles, coches, vestidos… Y cada uno coge lo que más le llama la atención. Por ejemplo, si se pone una muñeca y un balón delante de un niño y una niña de aproximadamente un año, van a coger lo que para ellos sea nuevo, sea más llamativo, manipulable, colorido o por más motivos varios.
Pero nunca lo van a coger por el mero hecho de que las muñecas sean de niñas y los balones de niños. Si ellos no hacen esas distinciones, ¿por qué los padres y la sociedad en general sí?…»

Deja un comentario