Sin categoría

UN LLANTO QUE CLAMA AL CIELO

Un pequeño sirio, sorprendido y angustiado por el llanto incontrolable de su padre, intenta consolarlo. Un campo de refugiados en algún lugar de la gélida Europa es el escenario. Centenares de miles de personas, huidas del terror y del hambre, esperan en vano que el ‘imperio del bien’, se-dicente cristiano y humanitario, abra sus puertas. Mientras, los líderes de Occidente miran a otro lado y sólo Alemania – este quiero, este no quiero – les permite la entrada; lentamente, desde el cálculo frío y egoísta de su interés por la mano de obra barata que debe sostener y ampliar su prosperidad. Ese niño sirio tal vez llegue a olvidar las vicisitudes dramáticas de un éxodo cruel entre el rechazo y la indiferencia, pero nunca olvidará el instante en que su héroe se derrumbó en llanto ante sus ojos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: