Sin categoría

Un padre harto del rosa deja a su hija elegir su ropa y esto es lo que ocurre.

¿Os acordáis de éste papá? Os lo vuelvo a compartir…
Simon Ragoonanan es un padre que, tras decidir quedarse en casa para cuidar a su hija, ha empezado un blog llamado Man Vs Pink, como forma de protesta hacia el marketing de género que, según él, padecen las niñas como su hija. En él cuenta cómo él y su mujer han decidido dejar a su pequeña de 3 años (cuyo nombre han pedido que no se haga público) decidir lo que quiere vestir con este curioso resultado:
La pequeña quiere llevar a menudo disfraces de heroínas, que incluyen a la Princesa Leia o la Mujer Maravilla. «En sus primeros tres años, mi mujer y yo hemos intentado hacerlo lo mejor posible para que entienda lo que es ser una niña. Ahora tenemos que dejarla que descubra quien es ella. Eligiendo lo que quiere llevar todas las mañanas es una pequeña parte de este trabajo».
Simon cree que lo siguiente que debe hacer es hablar de la ropa hecha para niñas. «Los consumidores no necesitan que les digan que un traje rosa es para una chica y que una camiseta con un dinosaurio es para un chico. Se pueden hacer una idea solos, pero también nuestros niños. De la misma forma que mi hija sabe que Star Wars o el Hombre Araña no son cosas solo de chicos. Y espero que nunca lo haga».
Para los hombres que se vayan a convertir en padres que quieran unirse a la lucha contra el rosa, Simon tiene este mensaje: «Se que es muy fácil pensar en lo que una pequeña niña le gusta o no. Se tiende a pensar que por lo general a las niñas les gusta el color rosa. Pues bien, las niñas no están genéticamente predispuestas para el rosa, para las cosas de princesas, para las lentejuelas y las florecitas. A muchas niñas les gustará este tipo de ropa, pero a todas se les enseña desde muy pequeñas que esta es la única forma de ser una chica. Por eso les gusta tanto. No permita que un profesional del márketing defina lo que es una chica, y ayuda a tu hija a definirse por ella misma».

Man Vs Pink. (el padre).

Deja un comentario