Sin categoría

¿CÓMO TERMINA NORMALMENTE LA LACTANCIA?

Una madre esta dando el pecho tan tranquila… De pronto, por el motivo que sea, se le mete (o le meten) en la cabeza que su hijo se queda con hambre. Porque no aguanta 3 horas, porque llora, porque se despierta, porque se chupa los puños, porque no hace caca, porque chupa mucho, porque chupa poco. El motivo es indiferente, el caso es que llega el día FATÍDICO en que le dan al niño su primer biberón. Muchos, sobre todo si tienen mas de dos o tres meses, no se lo querrán tomar, porque no tienen hambre. Pero los mas pequeños, pobrecitos, a veces se dejan engañar. Y a veces, la madre insiste una y otra vez, o incluso le recomiendan no dar el pecho para que así el niño tenga hambre y se tome el biberón.
Si el niño se toma el biberón, que en realidad no necesitaba para nada, habrá quedado lleno de leche hasta la bandera. Cada día tomaba 500 ml de leche, y hoy ha tomado 50 o 100 mas. No estamos hablando de tomar un poquito mas de lo habitual, sino de un 10 o 20% mas. ¿Le quedan ganas a usted de moverse, después de la comida de navidad? (cuando se come mas que nunca, de todo un poco). No!. Si el niño despertaba, no se volverá a despertar en varias horas. Si lloraba, ya no llorará, si se chupaba los puños, ya no se los chupara. Y ahí te dicen »¿Ves como tenia hambre? Ha sido darle un biberón y por fin a podido descansar, pobrecito!»…. Si, descansar!!!?? Lo que esta el niño es empachado!
¿Qué hace un adulto después de navidad? Come frutas. Nadie puede hacer 3 comidas de navidad seguidas. Lo mismo pasa con nuestro bebe. Si un día se ha dejado engañar y se ha empachado, no lo volverá a repetir. Al día siguiente piensa <si me van a dar 100 ml de biberón, mas vale que solo tome 400 de pecho, o voy a reventar>. Puede que la madre lo note, o puede que no. Pero aunque haya mamado el mismo numero de veces y durante el mismo rato, habrá tomado menos leche, porque tiene que dejar lugar para el biberón. Así que el biberón, que el primer dia fue de mano santo, al tercer día ya no hace efecto. Si lloraba, vuelve a llorar, si se despertaba, se vuelve a despertar, si se chupaba el puñito, se lo vuelve a chupar. La madre piensa »se me esta yendo la leche! le tendre que dar otro biberón!» y en parte tiene razón porque la leche se le esta yendo, pero lo que ella no sabe es que la culpa la tiene precisamente el biberón. Y la solución no es añadir otro, sino eliminar el primero. Asi que ahi va el segundo biberon, y luego el tercero, y luego el cuarto…. Los médicos lo hemos visto cientos de veces, cuando se empieza con biberones, siempre hay un mismo resultado.
Asi que el niño que mamaba 500, luego toma 400, 300, 200… Si la madre siguiera fabricando 500 ¿donde iria la leche sobrante? En dos semanas tendría que correr urgente a un hospital con los pechos a punto de explotar. Pero eso no ocurre jamas… Todo lo contrario: Van al hospital diciendo »empece a darle biberones, y ahora ya no quiere el pecho, y me he quedado sin leche». Cuando el niño mama cada vez menos, sale cada vez menos leche. El FIL (Factor Inhibidor de Lactancia) no falla. No vemos jamas mujeres con los pechos a punto de reventar, pues porque el FIL es como un ascensor: o funciona o no funciona. No hay puntos medios. Si puede bajar, también puede subir. Si le da a su hijo cada vez menos biberón, cada vez mas, y usted tendrá cada vez mas leche. En unos pocos días podrá tirar todos los biberones a la basura………………..»
Dr. Carlos González – Pediatra fragmento de su libro «Un regalo para toda la vida»



One Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: